jueves, 30 de abril de 2009

EL FESTEJO POR EL DIA DEL TRABAJO


Anoche (29/04/09) asistí a una reunión organizada por la empresa para celebrar el día del trabajo, todos brindamos (aunque llegamos tarde para las palabras de honor) igual degustamos de nuestro aperitivo, aunque sea en vasitos de plástico (debería cumplir con alguna promesa hecha hace algún tiempo y no tomar en vasos de plásticos, pero que se puede hacer? Acaso ser descortés?. (prometo trabajar en eso). Terminado el aperitivo de Pisco Sour, fuimos a un Restaurant Chino (el Wa lok de Miraflores), donde compartiríamos con los compañeros de un momento agradable de un buffet mixto (comida china y criolla), la comida china estuvo agradable, tampoco quiero decir que sentí una explosión de sabores en mi boca al degustarlos, pero pasó la prueba, en cambio la comida criolla si que estuvo "cuestionable", me serví un ají de gallina que parecia una especie de sopa con algunas hebras de pollo deshilachado nadando a la deriva, pensé que se trataba de un nuevo tipo de comida fusionada (tan de moda hoy en día), hasta imaginé que podría tomarla con un sorbete, pero no, era un ají de gallina "monse".

Llego la hora de los bocaditos, nos dirigimos hacia la mencionada zona cual estampida de ñues escapando de una jauría de hambrientas leonas y con una sola consigna: "Probar la mayoría de ellos y apuntar en nuestra agenda mental para que en la próxima oportunidad solo "ataquemos" los productos seleccionados. Probé casi de todo, casi todos los postrecitos estuvieron agradables a excepción de uno, "blanquito" este, que sabía a todo y a nada, parecía mas una pelotita de arena antiestrés, pero lo tuve que probar para poder hacer mi lista preciada de postres "bien".

Ya se acercaba las 23:00 horas y los asistentes se retiraban lentamente con las barrigas llenas, en algunos de los rostros de ellos se notaba que querían gritar : "Misión cumplida" o "Si se pudo".

Admito que si Frieda Holler hubiera estado presente en el buffet habría terminado con una crisis nerviosa en medio del local, inclusive creo que nos habría propinado sendos azotes por hacer combinaciones "no fashion".

Haciendo un balance de la reunión puedo decir que la pasé bien, pero la hubiera pasado mejor si me hubieran ubicado en otro asiento, felizmente estuve frente a mi primo con el cual siempre tenemos temas de conversación para no aburrirnos. Trato de no conversar de temas de trabajo durante estas reuniones, pero es inevitable si tus jefes te invitan.

No hay comentarios: