miércoles, 15 de septiembre de 2010

SIGO EN AYACUCHO

Hola a Todos:

Les contaré que aun permanezco en trabajando en Ayacucho y no veo la hora de regresar a mi Trujillo querido, aunque convulsionado con el incremento de los índices delincuenciales, pero no importa. La tierra es la tierra, di?

Pasando a otro tema, estoy preocupado por el avance en los trabajos debido a que la mano de obra en la ciudad de Huamanga es un desastre, ya sea por su pobre calidad o por la falta de personal necesario para cubrir la demanda de personal obrero.

En muy pocos lugares, he estado, donde no se encuentre ni siquiera peones para realizar las labores mas simples dentro de un trabajo de construcción, pero en fin, reconozco que esta situación es pasajera y como dice el dicho: "No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista". Estamos en la recta final de los trabajos, así que no me desanimo.

La decisión que se ha tomado es 'importar' mano de obra calificada desde la Costa, es decir que traeremos a personal que tendrán que viajar unos 700 km en promedio.

Si alguno de los que leen esta entrada quieren trabajar y saben tarrajear, asentar pisos cerámicos, sepan trabajar en sistemas eléctricos, excavar zanjas, etc, etc. dejen sus datos. Si son de otro país, os enviaré los pasajes aéreos...

Después de estar tres meses en Huamanga me he dado cuenta de algunos detalles como estos:

-En los restaurantes le llaman "chicha" a cualquier tipo de refresco que sirvan a la hora del almuerzo.

- Algunas personas, sobre todos los quechua hablantes, hablan como el maestro Yoda.

- Un detalle más, a muchos les encanta, fascina, se regocijan mintiendo, creo que eso es lo peor de todo. Me he dado cuenta que es una costumbre habitual, muy mala por cierto.

Bueno, ya me relajé un poco escribiendo acerca de lo que estoy pasando en estos momentos en este paraje un poco alejado de mi ciudad.

Saludos a todos y Dios los bendiga.

No hay comentarios: