jueves, 8 de octubre de 2009

ALMUERZOS EN LA OFICINA

http://sharepointmx.mvps.org/blogs/serval/archive/2007/08/26/379.aspx


Después de haberme mudado desde la oficina de obra a la oficina administrativa hace aproximadamente unos 40 días, las charlas durante la sobremesa han sido una buena terapia para reírnos de lo que sea y liberarnos del estrés acumulado durante toda la mañana. Considero que a esa hora nuestra imaginación experimenta cambios radicales e imaginamos escenarios extremos los cuales lindan entre lo tragicómico, delirante, exagerado y quimérico. Asumo que algunos pensarán que nos fumamos algo ilegal o degustamos un postre de anfetaminas o algo por el estilo, pero No, nada de eso. Solamente apelamos a nuestra imaginación y sentido de humor, tan peculiar, distinto y característico en cada uno de nosotros.


La idea de las charlas de la sobremesa es lanzar un tema cualquiera para comentarlos todos, luego, se empieza a relacionar palabras o alguna "cosita" que alguien lanzo por allí para cambiar súbitamente de tema, le agregamos vivencias personales y terminamos riéndonos como unos marihuaneros. (Imagino eso por lo leído y escuchado de personas de mi entorno. No he probado ninguna droga de ese tipo).

http://www.lineayforma.com/estar-bien/%C2%BFcomo-comer-saludable-si-almuerzo-fuera.html


Por ejemplo, hace unos días, empezamos a charlar acerca de las "almas" o "espíritus" que se han presentado a cada uno de nosotros. Mi amiga Mary comentó que su tía experimentó una experiencia tal en una ciudad de nuestra selva. La historia la resumiré así:


EL FANTASMA DE LA TIA DE MARY


La tía de Mary fue de visita a la casa de unos familiares en la selva, y entonces tuvo la necesidad de ir al baño en la noche. Como es conocido que en las casas de la Selva, los servicios higiénicos están fuera de las casas, entonces solicitó que una de sus primas le acompañe para no sentir miedo. Resulta que la otra tía (la que acompañó a la dama en apuros) se quedo en la puerta esperando a que salga la necesitada. De pronto vio un "espíritu" que se desplazaba frente a ella, se escondió y pudo ver que sus pies de esta entidad no tocaban el suelo. La tía al borde del desmayo no veía la hora de contarle a la otra tía acerca de lo que había presenciado. Muy asustada le conto todo. Después, le contaron a ambas que una chica había muerto y que su alma siempre se paseaba por aquella zona.


Luego hablamos de un personaje, también de la selva peruana, llamado el tunche. Yo había imaginado que el tunche era la denominación que le habían dado al diablo en algunos sitios, pero me comentaron que era un "espíritu" que tiene un peculiar silbido, como el de un pájaro (aunque el ejemplo que hicieron en ese entonces mas se asemejaba a un villancico navideño que al silbido de un alma). Finalmente hablamos, ligeramente, hasta del chupa cabras.


No recuerdo en qué momento hablamos de las profecías que están en boca de gran parte de la población, tales como: Las de Nostradamus (las perdidas inclusive), 21 de Diciembre del 2012 y la de San Malaquias. Hasta hubo un comentario que iban a matar al actual presidente de los Estados Unidos en un estadio. La verdad que no sé donde está escrito estas profecías, si lo están.


Como dijo mi primo Rodolfo (también participe y promotor de nuestras animadas charlas), sería bueno que difundan un documental donde muestren que tanta cantidad de las supuestas profecías de este señor no se han cumplido. Lo cual me parece completamente válido.


Me olvidaba comentar los remedios caseros de las familias de antaño, acerca de las ventosas hechas con una velita, una monedita y un vaso de vidrio. Mary contaba que debes hacerlo con una velita a la cual tienes que ponerle una monedita en la base (la cual va adherida a tu cuerpo), luego lo tapas con un vaso de vidrio y esperas que la vela se apague, en este lapsus, se inicia una serie de leyes, postulados, axiomas (que en este momento no me pondré a explicar) cambios físicas que permite elevar la masa corporal y trata de llevarla hacia el fondo del vaso. Esto da buenos resultados para los gases, creo.


Cuando en cierto momento empezamos a conversar acerca de la existencia de una página web donde hacían referencia de las predicciones o vaticinios del 2012, escuchamos una sonora voz en el primer piso, todos dijimos: "El jefe", y las chicas corrieron desesperadamente, cual estampida de ñues perseguidos por un felino hambriento, rumbo a sus puestos de trabajo. Todos gritando extasiadamente y con la adrenalina recorriendo todo su cuerpo para nada, pues no fue el jefe, fue otro compañero de trabajo que regresaba de almorzar. En resumidas cuentas, toda la situación de esos pocos segundos fue totalmente desestresante e hilarante.

Espero que sea una buena terapia para liberar las tensiones diarias.

Dios los bendiga a todos.


No hay comentarios: