lunes, 26 de octubre de 2009

BIPOLARIDAD: CUANDO CRUZAMOS LA LÍNEA DE LA REALIDAD A LO IMAGINARIO



En ciertas ocasiones nos hemos preguntado, al menos yo, si tenemos transtornos bipolares o no? Quizá no deberíamos respondernos a esa pregunta, puesto que para eso están los especialistas que nos pueden responder basados en pruebas calificadas para el caso. Leyendo acerca del tema en Wikipedia, encontré varios signos que nos hacen pensar que tenemos al menos 'algo' de ese desorden. Lo mejor es consultar a los especialistas para poder recibir una terapia y poder vivir en armonía con las personas a quienes amamos.

A continuación presento el resumen de la página de wikipedia

El trastorno afectivo bipolar (TAB), conocido popularmente como trastorno bipolar y antiguamente como psicosis maníaco-depresiva, es un trastorno del estado de ánimo El afectado oscila entre la alegría y la tristeza de una manera mucho más marcada que las personas que no padecen esta patología, atravesando períodos repetitivos de depresión (fases depresivas) que se alternan con temporadas de gran euforia (fases maníacas). Su expresión en el cerebro se produce en forma de un desequilibrio electroquímico en los neurotransmisores. Tiene tratamiento, de ahí la gran importancia de que el afectado esté correctamente diagnosticado. A pesar de ser considerado un trastorno crónico, una atención integral que aborde todos los aspectos implicados: biológicos, psicológicos y sociales, puede conseguir la remisión total de las crisis. El elemento básico para el tratamiento del trastorno bipolar es la toma de conciencia del problema, su conocimiento por parte del afectado y sus allegados mediante una psicoeducación adecuada que les permita hacer frente a las crisis sin temores infundados y con las herramientas más válidas; así como prevenir las recaídas. La terapia farmacológica personalizada, especialmente durante las fases de desequilibrio, es otra de las claves. Benzodiazepinas, antipsicóticos y estabilizadores del ánimo son los fármacos más utilizados. En cuanto al aspecto social, se debe buscar la plena integración en el entorno. Para ello es condición prioritaria la 'normalización' de éste y los demás trastornos mentales. La erradicación del estigma, de los estereotipos, prejuicios y rechazos con que se carga a las personas que padecen problemas mentales, es el mejor instrumento para que la propia persona afectada reduzca sus niveles de estrés social, que en muchas ocasiones son los que le provocan los cambios de humor extremos.

Los patrones de cambios del estado de ánimo pueden ser cíclicos, comenzando a menudo con una manía que termina en una depresión profunda. En ocasiones pueden predominar los episodios maníacos ó los depresivos. Algunos de estos trastornos se denominan 'de ciclado rápido' porque el estado de ánimo puede cambiar varias veces en un período muy breve de tiempo. Otras veces se presenta el llamado "estado mixto", en el que los pensamientos depresivos pueden aparecer en un episodio de manía o viceversa. Cuando el trastorno afectivo bipolar se presenta en niños, generalmente aparece en su forma mixta. Los síntomas maníacos y depresivos se pueden dar simultáneamente o en una sucesión rápida en la denominada fase mixta. Durante la fase depresiva el paciente puede presentar:

- Pérdida de la autoestima
- Ensimismamiento
- Sentimientos de desesperanza o minusvalía
- Sentimientos de culpabilidad excesivos o inapropiados
- Fatiga (cansancio o aburrimiento) que dura semanas o meses
- Lentitud exagerada (inercia)
- Somnolencia diurna persistente
- Insomnio
- Problemas de concentración, fácil distracción por sucesos sin trascendencia
- Dificultad para tomar decisiones y confusión general enfermiza, ejemplos: deciden un cambio repentino de empleo,una mudanza,o abandonar a las personas que más aman como puede ser una pareja o familiar(cuando el paciente es tratado a tiempo deja de lado las situaciones "alocadas" y regresa a la vida real,para recuperar sus afectos y su vida).
- Pérdida del apetito
- Pérdida involuntaria de peso
- Pensamientos anormales sobre la muerte
- Pensamientos sobre el suicidio, planificación de suicidio o intentos de suicidio
- Disminución del interés en las actividades diarias
- Disminución del placer producido por las actividades cotidianas

En la fase maníaca se pueden presentar:

- Exaltación del estado de ánimo
- Aumento de las actividades orientadas hacia metas (es decir, creen que pueden con -todo, llegando a pensar que en pocos meses serán estrellas de cine,o grandes empresarios,y si los contradicen suelen enojarse y pensar que el mundo está en su contra)
- Ideas fugaces o pensamiento acelerado
- Autoestima alta
- Menor necesidad de dormir
- Agitación
- Logorrea (hablar más de lo usual o tener la necesidad de continuar hablando)
- Incremento en la actividad involuntaria (es decir, caminar de un lado a otro, torcer las manos)
- Inquietud excesiva
- Aumento involuntario del peso
- Bajo control del temperamento
- Patrón de comportamiento irresponsable
- Hostilidad
- Aumento en la actividad dirigida al plano social o sexual
- Compromiso excesivo y dañino en actividades placenteras que tienen un gran potencial de producir consecuencias dolorosas (andar en juergas, tener múltiples compañeros sexuales, consumir alcohol y otras drogas)
- Creencias falsas (delirios)
- Alucinaciones (escuchan y ven cosas, o se sienten amenazados por objetos como semáforos, automóviles, etc., a los que consideran también sus enemigos, en los peores de los casos).
- Hay variaciones de este trastorno. Los estados de ánimo cambian rápidamente (en un año se pueden manifestar entre 4 o más cambios de ánimo) como también pueden cambiar lentamente. Una vez estabilizado el paciente se reencuentra con su vida social, laboral, e incluso afectiva, evitando escaparse de si mismo y de su entorno ,para así estar en convivencia con su pareja ,amigos y familiares.

El bipolar "paranoide" con delirios de (persecución), por lo general piensan que todos están en su contra o no responden a sus exigencias, así también creen que quieren coartar sus proyectos por envidia, maldad, o interferencia. En términos psiquiátricos, esto se llama ciclos rápidos o acelerados y ciclos lentos, respectivamente. Los ciclos ultrarápidos, en donde el ánimo cambia varias veces a la semana (o incluso en un día), suelen ocurrir en casos aislados, pero es ciertamente una variable real del trastorno. Estos patrones de cambios de ánimo son asociados con ansiedad y altos riesgos de suicidios.[1]

Algunos estudios han sugerido una relación correlativa entre la creatividad y el trastorno bipolar. Con todo, la relación entre ambas todavía permanece incierta.[2] [3] [4] Hay un estudio que muestra un incremento en la creatividad, con lo cual el individuo logra obtener ciertas metas y objetivos.[5].

Referencias:

1. Ösby et al. (2001) Excess Mortality in Bipolar and Unipolar Disorder in Sweden Arch Gen Psychiatry 58: 844-850.
2. a b Santosa et al. Enhanced creativity in bipolar disorder patients: A controlled study. J Affect Disord. 2006 Nov 23; PMID 17126406.
3. a b Rihmer et al. Creativity and mental illness. Psychiatr Hung. 2006;21(4):288-94. PMID 17170470.
4. a b Nowakowska et al. Temperamental commonalities and differences in euthymic mood disorder patients, creative controls, and healthy controls. J Affect Disord. 2005 Mar;85(1-2):207-15. PMID 15780691.
5. Johnson SL. (2005) Mania and dysregulation in goal pursuit: a review. Clin Psychol Rev. Feb;25(2):241-62.

http://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_bipolar#Los_antidepresivos
Notas finales:
- Esta entrada fue simplemente por curiosear acerca de los problemas de nuestros cerebritos. Lo más importante es tratar de tener una vida mentalmente sana. Todo parte de eso, y si tenemos a Cristo en nuestros corazones, nuestras vidas serán complementada, totalmente llena y con sentido.
- El dibujo de las caritas es creación propia. Si, lo sé, dibujo espantoso. :-D

No hay comentarios: